Por una administración más comprometida y cercana al ciudadano

0

Mientras la sociedad permanece atenta al espectáculo que Cataluña está protagonizando, con más despropósitos que propósitos, quizá sea conveniente plantear si el régimen común de financiación autonómica es el más beneficioso para el ciudadano, esto es, el que más satisfacción produce en el conjunto de la sociedad o, como nos gusta decir a los economistas, el que maximiza la utilidad total.

Publicidad

Dicho lo cual, conviene destacar que no todas las regiones están integradas o se nutren de igual forma, ya que, por ejemplo, las provincias forales vascas tienen autonomía fiscal propia, de modo que tienen competencias para establecer todos aquellos tributos que entiendan sean necesarios para mantener una determinada estructura de gasto.

Desconozco si este último sistema, llamado concierto económico, es más eficaz y eficiente que el implantado en el resto de España, que está basado en los principios de coordinación y solidaridad. No sé cuál puede favorecer en mayor medida al conjunto de la población, y tampoco creo que sea ésta una cuestión de opinión, sino de análisis profundo y objetivo.

Publicidad

También me hallo radicalmente contrario al postulado que plantea la región catalana, o mejor dicho, sus gobernantes, ya que pauperizaría notablemente a sus vecinos, ahuyentaría al capital y desharía a gran parte del tejido productivo.

Sin embargo, de lo que sí estoy convencido, es de la relación directamente proporcional que existe entra la cercanía de la administración y la eficacia de ésta. Lógicamente, no podemos obviar que la administración estatal y autonómica tiene sus funciones y sus centros de gasto, pero quizá sea hora de abrir el melón y recolocar o redistribuir las competencias que actualmente tienen asignadas, dotando a los Ayuntamientos (que son la administración más cercana al ciudadano si no tenemos en cuenta las Juntas Locales) de mayor autonomía y capacidad de financiación.

Publicidad

En cualquier caso, y aunque no se hable con rotundidad de ello, hemos vivido y experimentado la transición hacia una nueva etapa histórica: La Tecnológica. Y quizá los problemas que históricamente nos han encontrado no se resuelvan de la misma forma, y posiblemente los sistemas autárquicos sean una anécdota del pasado, incluso puede que el ordenamiento jurídico aún no contemple muchos de los problemas que ya se están produciendo en el entramado de internet.

Porque sea cual sea el sistema, mientras halla niños pasando hambre, tendremos que seguir planteando mejores formas de gestión, u optimizando las existentes.

Compartir
José Cristian Callejón Villalobos
Titular de “Asesoría Callejón” y autor de “El Resultado de un Proceso Burbujístico”. Economista, Máster en Dirección de Empresas y esperando retomar el doctorado de Economía Financiera.

No hay comentarios

Deja un comentario