¿Quieres que madrugar deje de ser una tortura? Quizá esto pueda interesarte…

0

Terminadas las vacaciones estivales, un año más nos toca volver a enfrentarnos a la temida tarea de organizarnos y preparar todas las cosas que nos hacen falta para el nuevo curso, que cómo todos sabemos queda muy, pero que muy poquito para que arranque.

Publicidad

No creo ser la única persona a la que le cueste madrugar, por eso llevo semanas investigando qué hacer al respecto y encontré un libro muy interesante de Laura Vanderkam, titulado “14 cosas que hacen las personas con éxito antes de desayunar”. Es una recopilación de costumbres matinales que nos ayudará a ser más productivos a lo largo de toda la jornada. Como no hace falta mover cielo y tierra, estos son seis hábitos que puedes cambiar para empezar las mañanas con buen pie:

1. No ponernos varias alarmas para despertarnos.

Publicidad

Hay que acabar con los “cinco minutos más” de sueño porque mandamos una falsa señal a nuestro cerebro. El cuerpo empieza a segregar dopamina y adrenalina, así como a aumentar su temperatura corporal aproximadamente una o dos horas antes de despertarnos, con lo cual si aplazamos la alarma, estamos dándole la orden a nuestro cuerpo de que no termine su adaptación. Prueba a despertarte todos los días a la misma hora y ya verás como al cabo de unos días te despertarás incluso antes de que suene la alarma despejado, más alerta e incluso de mejor humor.

2. Haz la cama.

Publicidad

Te ayudará a transformar tu ambiente, lo verás todo más arreglado y encontrarás las cosas con mayor facilidad. Recuerda que el orden contribuye a la paz interior y que si adquieres este pequeño compromiso (¡y lo cumples!) te sentirás más productivo y eficiente.

3. ¡Evita los desayunos dulces!

Necesitas energía para sobrellevar las mañanas, así como proteínas para nuestros músculos, con lo cual comer un desayuno dulce es un error porque produce un pico de azúcar y la caída será fuerte a la hora y media, teniendo así antojo de cosas dulces y la mente borrosa.

4. Evita comenzar tu día pensando en negativo.

Haz alguna actividad que te gusta antes de ponerte con tus tareas cotidianas: medita, haz deporte, busca una frase motivadora, escucha tu música favorita…¡lo que se te ocurra! esto te ayudará a generar un estado de ánimo positivo y te ayudará a afrontar tu jornada con otros ojos.

5. Piensa más y haz menos.

Reflexiona sobre tus tareas diarias y separa el pensar del hacer. Haz las actividades que más energía y concentración requieren a primera hora de la mañana y deja las actividades más rutinarias para el final del día…puedes incluso agruparlas y hacer varias de un tirón…en definitiva: piensa que puedes hacer para ser mejor.

Y el último punto y no por ello menos importante, es que para volverte una persona realmente productiva, primero debes decidirlo y luego hacerlo. Tomar la decisión es sólo la mitad de la batalla y una vez que tomes una serie de medidas, comenzarás a retarte y verás lo que puedes ser capaz de conseguir.

Compartir
Mila M. B.
Me gusta escribir ficciones para entender la realidad. Publicista. Fan de los pistachos y devoradora de libros. Seriéfila. Me puedes encontrar en Twitter: @Milamorr

No hay comentarios

Deja un comentario