¿Pueden los pintalabios, faldas o vestidos predecir la economía?

0

La crisis económica que estamos padeciendo en los últimos años ha influido en muchos ámbitos de nuestra vida y cómo no, el sector de la moda no iba a quedarse atrás. Negocios como el alquiler de complementos, ventas de segunda mano y el estallido del fenómeno “Do it yourself” y algo que desde hace años vengo observando: ¿os habéis fijado en la cantidad de mujeres que utilizan barras de labios rojas?.

Publicidad:

Este fenómeno denominado “the lipstick effect” es decir, la teoría del pintalabios se escuchó por primera vez en el año 2001 de la mano de Leonard Lauder, presidente de Estée Lauder quién comprobó que después de los atentados del 11-S vendía más pintalabios de lo habitual, calibrando la situación económica según el nivel de compra de pintalabios y es que en momentos de crisis, las mujeres apuestan por productos más económicos como los pintalabios para cambiar su look. Además, parece ser que la gravedad de la crisis influye en la elección del pintalabios ya que cuanto más profunda sea la crisis, más intenso será el tono de rojo que se compra.

Este no es el único índice para medir la situación de una economía, curioso. También hay otra teoría conocida como la “Hemline Theory” o “teoría del dobladillo” expuesta en los años 20 por George Taylor. Un economista norteamericano que sostiene que la prosperidad se corresponde con la medida del largo de las faldas. Cuando la bolsa sube, la falda se acorta y como muestra un botón: en los años 20, la falda se lleva por la rodilla. Teniendo en cuenta que para la época eso era considerado como corto, significa que Wall Street se comporta bien, mientras que en los años 30, tras el crack de 1929, las faldas se ocultan bajo largos atuendos.

Publicidad:

Hasta aquí, desde el punto de vista histórico, la teoría se sostiene. Salvo por el hecho de que la década de los 40 echará por tierra nuestra teoría, ya que por razones prácticas, durante la guerra, las faldas son cortas. Tendremos que esperar a los años 60 para volver a dar la razón a esta “teoría del dobladillo” en una década que marcó el inicio el comienzo del consumo de masas, el boom del ‘pret-a-porter’ y el surgimiento de la minifalda.

¿Qué es lo que revelan las nuevas tendencias acerca de la crisis? Cuando yo me siento más insegura conmigo misma, abatida y pesimista, tiendo a cubrirme más de la cuenta: manga larga, escotes menos pronunciados y faldas largas y no creo ser la única que se viste de una forma u otra según su estado de ánimo. De hecho, en épocas duras, la moda y la belleza tienden a recrear épocas pasadas: pantalones campana, camisas de cuadros, hipsters, muppies, hombres que tienen barba…el ser humano suele tener la creencia falsa de que “épocas pasadas siempre fueron mejores”.

Publicidad:

Con estos ejemplos tan sencillos y cercanos al usuario normal, no experto en economía se puede valorar la situación económica del país. Hay otros índices parecidos, por el uso que se hace de un bien accesible que miden más la competitividad de la economía de un país, como el precio de un big mac o el de un frapuccino de starbucks, según el valor que alcanzan en los países donde se consumen y comparándolos con el precio que tengan en EEUU.

Queda claro que la crisis influye en la moda y en nuestro armario ¿es también tu caso?.

Compartir
Mila M. B.
Me gusta escribir ficciones para entender la realidad. Publicista. Fan de los pistachos y devoradora de libros. Seriéfila. Me puedes encontrar en Twitter: @Milamorr

No hay comentarios

Deja un comentario