Pague menos impuestos

0

El oneroso sistema fiscal español está sufriendo una serie de cambios que, con la planificación adecuada, puede derivar en interesante ventajas fiscales. En este sentido, el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF), dependiente del Colegio de Economistas, ha enumerado un conjunto de medidas que pueden diluir la factura fiscal en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) y el Impuesto sobre Sociedades (IS). Veamos algunas:

Publicidad
  • Para aquellos cuya edad se aproxime a los 65 años y deseen vender o donar su vivienda habitual, quizá deban esperar a cumplir los 65 años, ya que a partir de dicha edad la ganancia patrimonial queda exenta de tributación. Además, este segmento de población tiene exentos 240.000 euros por la venta de otros productos mobiliarios (como acciones) o inmobiliarios (como una segunda residencia).
  • Para el conjunto de la población también es favorable esperar a enero para vender un bien. De este modo se retrasa un año el pago del impuesto y además, se aprovecha la rebaja fiscal de medio punto cada año.
  • El Registro de Economistas Asesores Fiscales recuerda, para aquellos autónomos que trabajan desde casa, la resolución del Tribunal Económico-Administrativo Central que indica que parte del consumo de luz, agua, teléfono y gas, son gastos deducibles en función de los metros cuadrados de la vivienda que el autónomo destine a desarrollar la actividad.
  • Para los cuatro millones de españoles que aún se benefician de la deducción por la vivienda habitual, sería interesante analizar si les interesa hacer un pago adicional y aprovecharse de la deducción máxima, llegando a ahorrarse hasta 1.356 euros en la liquidación del IRPF.
  • En el caso de los trabajadores que hayan sido despedidos, deben acudir al Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación (SMAC) para que la indemnización quede exenta.
  • En el Impuesto sobre Sociedades (IS) aparece la Reserva de Capitalización, que permite reducir la base imponible en un 10%.
  • Referente a los gastos de representación, es decir, los gastos en que las empresas incurren para hacer regalos a sus clientes, no podrán ser superiores al 1% de la cifra de negocios para que sean considerados gastos desde el punto de vista tanto contable como fiscal.
  • Si una empresa desea adquirir participaciones de otra, deberá alcanzar el 5% del capital para que los dividendos repartidos estén exentos de tributación.

Además de todo esto, el Registro de Economistas Asesores Fiscales recoge en su informe 80 medidas que afectan al rescate de planes de pensiones, a la compensación de pérdidas, a los bienes ubicados en el exterior o a la morosidad de las Administraciones Públicas.

Para descargar dicho informe pulsa aquí.

Publicidad
Publicidad
Compartir
Editorial
¿Quieres estar informado de toda la actualidad económica y política de última hora? Síguenos.

No hay comentarios

Deja un comentario