En la muerte del verdugo

0

Con la muerte del tirano que gobernó la isla puro en boca y pistola en mano se cierra una etapa en la historia cubana. Deja tras de sí un rastro de sangre y miseria que se ha prolongado durante 57 años.

Publicidad

Desde el inicio su seña de identidad fue el terror. Con mano de hierro no dudó en asesinar a todo aquel que osaba reclamar reformas democráticas y mínimas cotas de libertad para el pueblo cubano, y los que escaparon tuvieron que arriesgar su vida para alcanzar la costa de Estados Unidos. Otros fueron enviados a prisión donde son sometidos a las más terribles torturas.

En el plano económico el balance no es menos pésimo, cuando Castro llegó al poder la isla tenía el doble de renta per cápita que España y actualmente sólo está por delante de Haití. Pronto una economía centralizada tornó un lugar próspero a un erial que sumió a la población en una miseria de la que sigue sin salir.

Publicidad

Ahora bien, los jerarcas del régimen no sufren las penurias del comunismo. Enriquecidos a costa de robar al pueblo, hacen una vomitiva ostentación de sus lujos y comodidades al mismo tiempo que el cubano medio languidece por la escasez de alimentos y la persecución política.

Hay quienes le homenajean y muestran condolencias por su fallecimiento. Los de Iglesias, vástagos ideológicos del castrismo y chavismo, no son los únicos. También los líderes de gobiernos democráticos que cobardemente miran hacia otro lado ante las atrocidades que se perpetran en la isla.

Publicidad

Mi homenaje va para los que han dedicado y perdido su vida por la libertad en Cuba, a los que viven en el exilio y a quienes están presos por razones de conciencia. Ahora que ya no está, Castro merece que se recuerde siempre su maldad, para que su régimen muera con él y Cuba sea libre por fin. En la muerte del verdugo únicamente me causa pesar que se haya ido impune de los crímenes que carga a sus espaldas, pero no podrá eludir el tribunal divino y Dios impondrá su justo castigo a tal abyecto sujeto.

Compartir
Diego Jesús Martínez García
Licenciado en Derecho. Máster en Derecho Penal. Interesado en política y economía. Creo en España y la libertad.

No hay comentarios

Deja un comentario