La fiscalidad del ahorro en 2016

0

La retención a las cuentas y depósitos que pagan intereses el año que viene se reduce medio punto, pero las rentabilidades seguirán bajando.

Publicidad

La rentabilidad de los depósitos bancarios se había desplomado en septiembre hasta el 0,41%. Aunque se trata de la cifra más baja en más de una década, dicho porcentaje puede estar aún a mucha distancia del suelo. Aunque están lejos de la versión más agresiva que esperaban los analistas, las nuevas medidas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE) en su reunión del pasado 3 de diciembre deprimirán aún más las rentabilidades.

La decisión de prorrogar el ‘quantitative easing’ hasta marzo de 2017 y la rebaja de los tipos de la facilidad de depósito en 10 puntos básicos hasta el -0,30% son más que suficientes para forzar una nueva vuelta de tuerca a todo el universo del ahorro sin riesgo. Es decir, cuentas y seguros de ahorro además de los depósitos.

Publicidad

El proceso ya ha comenzado. Incluso antes de la reunión del BCE, productos tan populares como la ‘Cuenta Naranja’ de ING Direct ha rebajado su remuneración desde el 0,5% hasta el 0,2%. Y la ‘Cuenta Coinc’, que se estrenó en el mercado en plena guerra del pasivo con rentabilidades estratosféricas del 4%, acaba de reducir su rentabilidad desde el 1,10% TAE hasta el 0,80% TAE.

Es sólo el comienzo de la batería de descensos que están preparando las entidades. Un proceso que podría verse acelerado durante el año que viene si el BCE activa los estímulos más contundentes (rebajar más la facilidad de depósito hasta el -0,4% o ampliar el importe mensual de las compras de deuda hasta los 80.000 millones de euros) para reactivar la economía europea. Algunos analistas ya han marcado con tinta roja el próximo mes de marzo.

Publicidad

Por lo tanto, el ahorro parece abocado a otro año de depresión a pesar de que 2016 trae bajo el brazo una nueva rebaja fiscal. ¿Cómo afecta la reducción de las retenciones que se aplican a los intereses generados? ¿Hasta qué punto es un alivio en pleno desplome de las rentabilidades?

Menos retención

Todos los depósitos y cuentas que se liquiden a partir del 1 de enero de 2016 aumentarán su rentabilidad respecto a los que lo han hecho a lo largo de 2015. La razón es que la retención a cuenta sobre los intereses generados se reduce en medio punto, dando continuidad al descenso de la misma cuantía que ya se produjo a mediados de este año.

Las retenciones se aplican en el momento de liquidación de los intereses a los tipos vigentes en cada momento. Por lo tanto, no importa la fecha de contratación del producto. Es decir, que a todos los productos que abonen intereses en 2016 se les aplicarán los tipos vigentes ese año. Da igual que se hayan contratado en 2015 o 2014.

Rebaja en los tres tramos

La reducción se aplica a los tres tramos de ganancias que contempla la regulación. A los primeros 6.000 euros de intereses se les aplicará en 2016 un tipo del 19%, entre los 6.000 y los 50.000 se sitúa en el 21% y a partir de los 50.000 salta hasta el 23%. Las cifras contrastan con los tipos del 19,5%, el 21,5% y el 23,5% que se aplican hasta el uno de enero. Con las rentabilidades de los productos de ahorro bajo mínimos, es en el primer tramo donde se concentra la mayoría de los ahorradores.

Por ejemplo, un depósito de 60.000 euros con una rentabilidad del 3% (el máximo que hoy están pagando las entidades más generosas) generaría unos intereses de 1.800 euros. Al nuevo tipo del 19%, la retención será de de 342 euros. Para este mismo depósito, pero con vencimiento en diciembre de 2015, la retención saltaría hasta los 351 euros. La diferencia es cada vez mayor a medida que aumenta el valor del depósito o la cuenta de ahorro.

Renovación a la baja

La otra cara de la moneda es que en el actual escenario de tipos de interés en Europa, las entidades financieras siguen rebajando las rentabilidades de los nuevos productos. El resultado es que la inmensa mayoría de las renovaciones será a la baja. Por lo tanto, hay que hacer cuentas para evaluar hasta qué punto estas reducciones de los rendimientos de las nuevas contrataciones absorben el impacto de la rebaja fiscal.

Precios negativos

España presenta la tercera tasa de inflación negativa más importante de la OCDE tras Suiza y Eslovenia. En octubre los precios bajaron un 0,9% en términos interanuales. Estas cifras significan que aunque las rentabilidades de los productos de ahorros no dejan de caer la de poder adquisitivo es muy limitada. Por lo tanto, los ahorradores con más aversión al riesgo aún pueden mantener su dinero a buen recaudo. Toca hacer números y analizar según el perfil de cada cual si la combinación de la fiscalidad, la coyuntura de precios y las rentabilidades todavía ofrece oportunidades atractivas en el universo del ahorro sin riesgo.

Fuente: http://www.expansion.com/

Compartir
José Cristian Callejón Villalobos
Titular de “Asesoría Callejón” y autor de “El Resultado de un Proceso Burbujístico”. Economista, Máster en Dirección de Empresas y esperando retomar el doctorado de Economía Financiera.

No hay comentarios

Deja un comentario