España tras el 20-D

0

El electorado español se ha pronunciado. Como ciudadanos libres en un país democrático hemos cumplido. Hemos definido las dimensiones de las piezas que conforman el puzzle parlamentario. Tras escuchar los resultados, los diferentes líderes políticos entraban en escena en televisión y radio desde las sedes de sus respectivas formaciones.

Publicidad

Aunque el resultado aguijonee las conciencias de muchos políticos y electores en España, las elecciones han tenido un claro ganador, aunque en el caso de la ley electoral española no implica de forma obligatoria que sea el ganador quien gobierne.

Las duras medidas económicas llevada a cabo por el aún ahora partido de gobierno, el PP, sumado a los escandalosos casos de corrupción en seno de la principal formación de centro-derecha española (y la única a nivel nacional) han hecho pasar a los conservadores de unos importantes 186 diputados en 2011 (187 si consideramos también al diputado de UPN que comparte lista con los populares en la Comunidad Foral de Navarra) a unos modestos 123 escaños ocupados por representantes de la formación azul en las elecciones de ayer. Los que eran más optimistas se negaban a aceptar en principio un resultado por debajo de los 130 diputados, mientras que los más pesimistas a penas apostaban por los 114-115 escaños. El resultado otorgado por los votos parece haberse propuesto no contentar a ninguno de los dos grupos. La formación liderada por Rajoy ostenta, sin embargo, una amplia mayoría absoluta en la cámara alta (El Senado).

Publicidad

La segunda formación política en el panorama nacional (si bien cabe destacar que ha sido relegada al cuarto o quinto puesto en algunas circunscripciones) sigue siendo el PSOE. La formación centroizquierdista aún liderada por Pedro Sánchez se erige con 92 diputados, lo que supone su peor resultado de la historia de lo que Rosa Diez llama la imberbe democracia española. No obstante, la diferencia del número de representantes del partido de la rosa con respecto a la tercera y cuarta fuerza política es igualmente amplio, lo que coloca a muchos en el PSOE en una posición de relativa calma teniendo en cuenta que algunas encuestas (incluso a pie de urna) lo colocaban en tercera o cuarta posición. Solo logra la primera posición en Andalucia y Extremadura, sin poseer en ninguna de las dos regiones una victoria muy holgada. En la Comunidad Autónoma presidida por la también socialista Susana Díaz, el PSOE ha logrado solo un diputado más que los populares, lo que acorrala a los socialistas en un empate técnico.

La nueva extrema izquierda ha calado entre los electores, a pesar de las constantes noticias llegadas en gran medida del exterior. Los casos de corrupción en el seno de PODEMOS no han supuesto ningún freno visible al ascenso de la formación liderada por Pablo Igleasis. Ha obtenido 69 diputados, aunque esta cifra debe ser matizada. De todos los escaños logrados, solo 40 son del grupo de Pablo Iglesias. Los restantes son coaliciones en comunidades autónomas determinadas. En Galicia, la coalición está lideradas por lo que ellos autocalifican como LAS MAREAS. En Cataluña (donde junto con el País Vasco han sido la fuerza política más votada) pasan a denomiarse EN COMÚ PODEM (traducido al castellano como “En Común Podemos”). La Comunidad Valenciana adquiere un protagonismo sin precedentes gracias a este partido. En la región, PODEMOS concurría a las elecciones junto a COMPROMIS. Iglesias ha asegurado, sin embargo, que mantendrá la equitatividad independientemente de los subgrupos que lidera en el parlamento.

Publicidad

El ascenso de la formación morada es llamativo. Como también lo es el escaso apoyo que ha tenido el otro gran partido emergente: C’s. La formación naranja ha tenido que conformarse con 40 diputados (resultado nada modesto teniendo en cuenta que concurría a las elecciones generales por primera vez). Muchas encuestas han llegado a adjudicarles 77 diputados. Albert Rivera es un joven político catalán, comprometido con su región y con el resto de la nación. Un hombre optimista, quizá acostumbrado sin embargo, a ver como a su alrededor, las cosas marchan como él desea. Su intervención tras los resultados no era sin embargo, la clásica. No estaba pletórico de alegria. No mostraba esa “garra” con la que siempre se coloca frente al micrófono. Además el apoyo en Cataluña (región que vio nacer a C`s como partido y a Rivera como persona y político) no ha sido demasiado fuerte.

Rivera se ha comprometido a abstenerse en pro de que gobierne la lista más votada. La pelota cae ahora en el tejado del PSOE. ¿Se comportarán los socialistas como los integrantes de la formación naranja a pesar de ser igualmente incómodo dejar gobernar a la derecha?

El PP juega sin embargo con un as en la maga. El senado sigue estando bajo el control mayoritario del PP. Lo cual podría frenar gran parte de las iniciativas del gobierno en caso de estar formado por una coalición de los partidos perdedores en los comicios.

Los partidos parecen no haber tenido claro quién ha vencido. Es momento del debate de estado y de dejar de lado los afares partidistas. No se sabe quién puede salir victorioso de estos pactos. Pero sí sabemos quién puede quedar fuertemente dañado en los mismos. No permitamos que la perdedora sea ESPAÑA.

Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo y escritor aficionado. Periodista científico en informeinsolito.com , encargado de la sección de Mundo Natural. Hablo inglés, francés e italiano. Experto en la medición del efecto del cambio climático en reptiles ibéricos.

No hay comentarios

Deja un comentario