Empresas armamentísticas se lucran del terrorismo

0

Aparentemente, todos los individuos están en contra y se oponen radicalmente a cualquier comportamiento terrorista, excepto los propios terroristas, que persiguen un fin a través de la violencia.

Publicidad

guerraSin embargo, existen empresas y personas que se benefician notablemente de este tipo de actividades bélicas: las compañías armamentísticas. Y no es una cuestión de fe, sino que es una afirmación contrastable y verificable.

La cotización de las estadounidenses Honeywell y General Dynamics, subió un 1.36% y un 1.61% respectivamente tras el atentado de París. Otra estadounidense, la empresa L-3 Communications, logró un ascenso superior al 4%. También en New York, Northrop Grumman, asociación de empresas aeroespaciales y de defensa estadounidense, subió tras los terribles acontecimiento un 6.69%. Al otro lado del océano, la firma francesa Thales cerró en el mercado parisino con mejoras del 2,16% sobre el cierre anterior. En la bolsa de Londres destacan tanto Bae Systems, contratista militar y constructora aeronáutica comercial, que mejoró un 2,45%, como Rolls Royce, fabricante de motores de aviación, con una subida del 2,82%. Asimismo, ningún sector ha crecido tanto como el armamentístico en el último quinquenio, siendo uno de los sectores industriales que más beneficios atesora. En este sentido, el 60% de las ventas totales las generan empresas de origen estadounidense. Algunas de ellas pueden tener una facturación superior a los 35.000 millones de dólares.

Publicidad

Con estos datos sobre la mesa, ya hay quien plantea si no se están produciendo sobreactuaciones que benefician a este tipo de empresas en ciudades como, por ejemplo, la capital belga, donde 8 días después de los trágicos atentados las calles siguen tomadas por militares y el nivel de alerta en el país es de 3 sobre 4. Hay ciudadanos que tampoco entienden cómo aún, tras meses de bombardeos, no se han destruido los almacenes armamentísticos que el Estado Islámico posee en determinadas zonas de Siria. Otra cuestión que también causó sorpresa, es el derribo del bombardero ruso por parte del ejército turco, ya ambas potencias están luchando contra el Estado Islámico.

Aunque desde La Tribuna Económica no vamos a entrar en este tipo de interpretaciones, ya que nuestro único objetivo es informar, si vamos a proponer, en primer lugar, fuertes sanciones para aquellas empresas o naciones que adquieran petróleo del ISIS, ya que es ésta su única vía de financiación. En este sentido, no existe ninguna organización que pueda actuar si carece de financiación, y aún menos un grupo terrorista que oficialmente se posiciona en contra de las principales potencias mundiales, las cuales si destinan anualmente un importante volumen de recursos en concepto de “defensa” y cuentan con la tecnología más avanzada en el ámbito militar.

Publicidad

¿Qué ocurriria con estas empresas y estos intereses cruzados si la paz se instalara en el mundo?

Compartir
Sara González
Periodista especializada en política.

No hay comentarios

Deja un comentario