Desokupa, el polémico comando de boxeadores que desaloja pisos legalmente

2

La empresa Desokupa ya no requiere de publicidad porque están desbordados. “Antes recibía cinco llamadas a la semana. Ahora son quince al día. Tenemos muchísimo trabajo”, indica Daniel Esteve, director de una de las empresas más polémicas de nuestro país. Sus clientes son propietarios de viviendas ocupadas que se sienten impotentes ante la lentitud de la justicia y optan por contratar los servicios de estos boxeadores para que expulsen a los ocupantes.

Publicidad:

Sin embargo, lo más llamativo, es que todo el proceso es absolutamente legal. Al menos hasta la fecha. Desokupa conoce muy bien la normativa vigente y explota los espacios difusos de la ley para devolver a los propietarios sus viviendas sin efectos judiciales.

comando-boxeadores

Publicidad:

No obstante, recientemente se han anunciado demandas y querellas criminales “por amenazas, coacciones, desalojos extrajudiciales y violación de derechos fundamentales”. Además, sus detractores indican que algunos miembros de la empresa pertenecen a grupos neonazis e incluso a la milicia ultranacionalista serbia.

Por el momento, Desokupa trabaja casi en exclusiva en la provincia de Barcelona, aunque no descartan extenderse a otros núcleos donde exista alta demanda.

Publicidad:

“Nosotros no entramos en las viviendas ni arrastramos a la gente a la calle”, indica el director de la empresa. “Nuestro formato es montar un control de acceso a una propiedad privada mediante un contrato firmado con el propietario. El cliente nos tiene que demostrar que es propietario de ese inmueble y que ha sido ocupado por la fuerza. Comprobado eso, nos acercamos a la vivienda con las escrituras en la mano, muchas veces junto al propietario, y negociamos la salida de los okupas. Si no se avienen a negociar, entonces instalamos un operativo de control de acceso a esa vivienda con varios integrantes, todos con titulación en control de acceso, y nos limitamos a controlar la entrada las 24 horas. Eso les provoca tal incomodidad que, al final, acceden a negociar una compensación económica por su marcha, bajo la advertencia de que, si un día la vivienda se queda vacía, no podrán volver a entrar y se irán a la calle por cero euros. Si en algún momento la situación se tensa, llamamos a la policía, nunca usamos la fuerza”.

Compartir
Editorial
¿Quieres estar informado de toda la actualidad económica y política de última hora? Síguenos.

2 Comentarios

  1. Está bien estructurado, parece que según indican son mafiosos, no dicen cuánto cobran al propietario, lo del contrato es complicado, habría que ver el texto, muy detenidamente, puede ser interesante o no, lo mejor, que alguien cuente su experiencia, tanto el propietario, como los ocupas.

Deja un comentario