Descalificar a Rajoy es morir en el intento

0

Pedro Sánchez, socialista por antonomasia, “el líder de la izquierda”, piensa atacar las elecciones con ese peculiar “Rajoy, no” sin saber el mendrugo marxista que dicho grito de guerra motiva más al electorado de derechas – tres millones de populares no votaron en las pasadas elecciones.

Publicidad
Fuente: Imagen extraída de elconfidencial.com
Fuente: Imagen extraída de elconfidencial.com

En todos los sentidos, aquel que piense, piensa que todo lo que suponga o esté cerca de suponer marcar fronteras ideológicas entre izquierda y derecha favorece al PP, ya que es el único partido que acepta la etiqueta de derechas, y desde esa ubicación puede hacer una campaña realista explicando la ruina que traería un gobierno de izquierdas. Solo bastaría con poner los tres últimos ejemplos, Guerra Civil, Felipe González y Zapatero; unos se retiraron derrotados, solo que se llevaron el oro de España y los otros dos ejemplares, únicos en su “casta”, tuvieron que convocar elecciones anticipadas, ya que no contaban ni con los propios socialistas. Pero nada raro, ese grito de “Rajoy , no” es el pan nuestro de cada día.

Como es más que evidente, la campaña electoral estará marcada por unas pautas que obedecen al guión de las descalificaciones abiertamente ideológicas al bipartidismo, que puede que hasta gane votos.

Publicidad

Muy a pesar de las encuestas manipuladas por quienes pagan esos arcos del triunfo, Ciudadanos no va a ganar escaños, es más, los va a perder casi todos, solo se han descubierto como un partido satélite del PSOE y han negociado hasta con los independentistas, única razón de su existencia. Pero en cualquier caso vamos a otra repetición de elecciones.

Pedro Sánchez, con más presupuesto que en las anteriores elecciones –¿de dónde sacan el dinero? abre la pre-campaña con un programa complementario al del PP: “Rajoy o nosotros”. Dicho con otras palabras, la vuelta al bipartidismo. Sánchez teme la doble competencia: por la izquierda, Podemos y por la derecha, Ciudadanos. La forma de librarse de ambos consiste en presentarse como el voto útil para quitar al Partido Popular del poder y para que ese mensaje tenga atractivo hay que equiparar a Rajoy con un infectado por el virus Ébola. El líder socialista no representa a un partido con ilusión, porque la “marca PSOE” ha quedado dañada tras los ocho años del Gobierno Zapatero.

Publicidad

Pedro Sánchez no ha revisado el pasado del socialismo, no ha hecho borrón y cuenta nueva, se ha limitado a poner nueva imagen. Descalificar a Rajoy es morir en el intento.

Compartir
Juan Pardo Navarro
Soy funcionario, que es justo la persona dedicada a que deje de funcionar aquello que funcionaba. Me gusta leer y escribir hasta el roldar de un huevo. Casado, dos hijos y muchas ganas de tener un nieto. Autor del Blog de Juan Pardo.

No hay comentarios

Deja un comentario