¿Quién es nuestro peor enemigo?

0

Vivimos en un mundo cada vez crispado y reaccionario. Nadie se salva. Pues hasta no hace mucho se pensaba que eso de considerar a la prensa enemiga de unas determinadas políticas apestosas de odio era solo cuestión del régimen bolivariano de  Venezuela, del indigenista de Morales, del anti-imperialista cubano o del Movimiento Alianza País de Correa, sin olvidarnos de nuestro Podemos.

Publicidad

Europa y todos los países de América en su sentido amplio no se pueden entender las instituciones sociales, culturales y políticas sin la impronta del cristianismo  y el cristianismo sin el evangelio. Compartimos unos valores, sueños, metas comunes entre lo que me atrevo subrayar en la paz. ¿Cómo es posible que la paz en el mundo occidental se haya reducido a simple concepto? ¿Por qué  en vez de asumir nuestras responsabilidades se las atribuimos a otros? ¿Por qué la necesidad de crear un enemigo?

Esta tendencia de justificación la practicamos todos sin igual. Maduro dice que la situación de Venezuela se deba a una conspiración económica interiores y exteriores, Trump identifica los malas de USA con los inmigrantes, Morales atribuye sus errores a los enemigos del Cambio, Cuba a USA, etc.

Publicidad

La mayoría de los ciudadanos de Occidente somos cristianos descansando nuestra fe en Jesucristo, quien a su vez al inicio de su predicación como Mesías, esto es, salvador, llamó a unos hombres determinados, los cualificó sobre su vida y el desenlace de la misma. Una vez crucificado y resucitado a los tres días, se les apareció a las mujeres, a Pedro y a Juan, por último a los demás discípulos a quien les dejó misión: «Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles  a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros  todos los días, hasta el fin del mundo» (Mt 28, 18-20). Entre esas enseñanzas que nos han llegado por medio de la Iglesia está la referente: «Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen» (Mt 5, 44).

La mayoría hemos sido bautizados en virtud del imperativo divino de Jesús sin obviar sus enseñanzas, entre ellas de que hay que amar a aquellos que nos tiran piedras o procuran anularlos, por ejemplo, pensad en la injusticia de Leopoldo López y otros presos políticos de Venezuela, pensad en la estigmatizaciones de Trump. Si queremos que llegue la paz, la justicia y la libertad, es necesario volver a escuchar y ejecutar las enseñanzas de Jesús, y si nos vemos incapaces, oremos para que él nos conceda convertirnos de corazón. La respuesta a la pregunta radica en que nuestro enemigo es hacer oído sordo a nuestro Salvador y Señor Jesucristo.

Publicidad

Roly

Compartir
Roly Gutiérrez Salazar
Roly Gutiérrez Salazar, sacerdote de la Diócesis de Almería. Estudió en el Centro de Estudios Eclesiásticos de Almería, de donde Egresó como Bachiller en Teología, siendo civilmente Lic. en Estudios Eclesiásticos. Asimismo, actualmente se encuentra Estudiando Teología Fundamental en la Facultad de Teología de Murcia, agregada la Universidad Antonianum de Roma.

No hay comentarios

Deja un comentario