C’S, ¿rompiendo el pacto con el PSOE o salvando los muebles?

0

C’s no solo entró en una profunda caverna cuando firmó un pacto con el PSOE, sino que una vez dentro, se agotaron las baterías para las linteras. Quedaron sumidos en la oscuridad del deso socialista de seguir adelante en un macropacto con la extrema izquierda y los nacionalistas. Oscuridad en la que, por mucho que digan lo contrario, no eran insconscientes de estar entrando.

Publicidad
Fuente: Imagen extraída de lavanguardia.com
Fuente: Imagen extraída de lavanguardia.com

Los últimos meses, especialmente los previos a la campaña, fueron convulsos para C’s en lo que a ideología se refería. Sustituyeron el orgullo de centroizquierda que les había caracterizado desde su creación como partido, por una apelación al “sentido común” de dejar de lado la idea de izquierda o derecha. Sin embargo, la centroizquierda estaba atrapada en una jaula que a penas le permitía moverse, y acabó por expandirse hasta que los barrotes no pudieron contenerla más.

C’s es un partido de centroizquierda (que nada que reprochar tiene en un estado de derecho). Nunca lo ha negado, hasta que llegó el momento de arañar votos. Arañar, seguramente el verlo que puede aplicarse a todos esos votantes de derechas que sin embargo, se vieron tentado a votar a C’s en las elecciones del pasado diciembre, y que ahora se llevan las manos a la cabeza sabiendo que ahora, la gigantesca serpiente de partidos perdedores de las elecciones tiene un anillo más, de color naranja esta vez, formando su monstruoso cuerpo.

Publicidad

Todos sabían que sin embargo, el pacto PSOE-C’S no era suficiente para formar gobierno. Sin embargo, y a pesar de ello, ni siquiera sus dirigentes, acostumbrados a venderse a través de los plasmas a los que tanto criticaron cuando fue Mariano Rajoy el que a través de ellos dió una rueda de prensa, fueron capaces de dar una explicación coherente  para dicha asociación. Reclamaron antes de las elecciones que no se sentirían bien en caso de no gobernar si fuesen la fuerza más votada. Pero cuando la fuerza más votada es otro, donde dije digo, digo Diego, y donde no me la pego. Y la colisión ha sido frontal entre C’s y gran parte de su electorado, especialmente aquellos más próximos a la centroderecha, o incluso, la derecha.

Ahora ha comenzado la temporada de teatro postelectoral. C’s aviva la llama con la esperanza de que el humo de la misma cubra su mala gestión de los pactos. El partido de Albert Rivera y todos sus dirigentes sabían de antemano que Pedro Sánchez no renunciaría a incluir a Podemos y otros partidos radicales en el pacto, y aún así decidió acceder.

Publicidad

El partido naranja (o más bien pomelo, ya que esconde el color rojo en el interior) cuenta sin embargo, con un arma con la que por desgracia la centroderecha española nunca contó: los medios de comunicación. Nada más destacar que en Andalucía, votaron junto con el PSOE en contra de la eliminación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Nada de ello apareció en los medios de comunicación. Nueva política lo llamarán algunos, y se atreverán a criticar y tildar de esqueletos políticos a los que lo nieguen.

Albert Rivera intenta reponerse del choque con su electorado. Se levanta, e intenta ocultar de su traje los rasguños que el accidente asociativo le ha supuesto. Todos los medios están volcados con ellos, y auguran un aumento de C’s en una hipotéticas elecciones repetidas. Sin embargo, todo el mundo sabe que eso no es así. C’s ahora está en una encrucijada. Le interesa menos que nunca un adelanto electoral.

Compartir
Juan José Alférez Cara
Biólogo y escritor aficionado. Periodista científico en informeinsolito.com , encargado de la sección de Mundo Natural. Hablo inglés, francés e italiano. Experto en la medición del efecto del cambio climático en reptiles ibéricos.

No hay comentarios

Deja un comentario